Clemátide planta trepadora olorosa

Plantas adecuadas para pérgolas – Clemátide

Esta semana en nuestro catálogo de pérgolas con plantas vamos a hablar de la Clemátide, planta que realmente se denomina Clematis y que está compuesta por plantas silvestres y cultivares.

Pérgola de madera con clemátide

Como acabamos de comentar la Clematis o como normalmente se la conoce Clemátide, es un género de plantas con casi medio millar de plantas cultivables y unas 200 plantas que son silvestres.

Pertenecen a la familia Ranunculaceae, donde la mayoría son plantas trepadoras y lianas muy resistentes que crecen sobre cualquier base como otros árboles o pérgolas y porches.

Algunas especies de Clemátide con arbustos y otras herbáceas perennes pero todas ellas tienen en común sus bellas flores.

Características de la Clemátide

La Clematis es la planta trepadora con flores olorosas ideal para que cubra tu pérgola o porche en la terraza, porque aunque es una planta trepadora de exterior no se la considera una planta invasiva por sus características.

Clemátide y sus hojas

Las hojas de la Clematis esta compuesta por foliolos con peciolos que se retuercen sobre la estructura por la que van a trepar u otras plantas, por eso es una enredadera ideal para una pérgola de madera. Existen variedades de hoja caduca perfecta para zonas templadas como Madrid, Ávila, Guadalajara, Toledo o Segovia donde trabajamos en Pérgolas La Arboleda o de hoja perenne en zonas más cálidas.

Clemátide y sus flores

La Clematis es conocida como la Flor de los soñadores, porque es muy común en las campiñas inglesas ya que recuerda que muchas de sus especies son silvestres, aparte sus flores son muy olorosas recordando su aroma a la del Jazmín. Estas, necesitan estar a pleno sol, no superando los 25 grados.

La fama de la Clemátide es por su floración en alguna de sus variedades, aunque flores como tal no tiene, le pasa lo mismo que a la Buganvilia con sus flores, en este caso las partes más vistosas son los sépalos que parecen formar impresionantes pétalos florales, por esto la Clemátide se utiliza como adorno floral en muchas ocasiones.

Cuando estas falsas flores se abren y caen dejan visibles unos racimos de semillas, estos frutos están lleno de pelos y su estilo sobresale del fruto pareciéndose a un plumón. La floración dependerá de la zona de la planta donde se encuentren, en las Clemátides de floración primaveral las flores surgen en los tallos del año anterior y en las floraciones estivales o de verano, las floraciones se realizan en los tallos jóvenes en sus extremos. Existen algunas variedades de Clemátides que combinan ambas floraciones.

Clemátide y sus raices

Sus raíces no aceptan el encharcamiento por lo que el único requisito para proteger las raíces de la Clematis es que estén en una zona de sombra, aunque las flores tengan que estar al sol o si no es posible la zona de sombra tiene que tener plantas bajas junto a la base de los tallos para proteger la planta trepadora del sol directo.

Clemátide y su tallo

Aunque la Clemátide es una planta trepadora sus tallos son muy frágiles hasta que tienen varios años de edad, estos son leñosos pero al no ser una planta invasiva, no hay que preocuparse por estos al no ser tan duros y resistentes como el de la planta trepadora Bignonia Rosa. Incluso la corteza del tallo se puede arrancar a tiras.

Cuidados de la Clematis

En Pérgolas la Arboleda diseñamos y montamos normalmente en un sólo día cualquier tipo de estructura de madera para tu jardín o terraza como pérgolas, porches, cenadores, celosías, casetas en todos estos casos la Clemátide o flor de los soñadores puede crecer y hacer de estructura de madera un lugar lleno de color y de una impresionante fragancia natural similar a la del Jazmín.

Como hemos comentado, la Clemátide puede cultivarse tanto en zonas cálidas como templadas, por eso en Pérgolas la Arboleda te recomendamos esta planta trepadora no invasiva, para que acompañe nuestro trabajo realizado en tu casa en la provincia de Madrid, Ávila, Segovia, Guadalajara o Toledo, donde instalamos lo que necesites.

Riego de la Clemátide

El riego en general debe ser moderado y frecuente aunque este dependerá del tipo de suelo, si necesita más agua o menos, del viento, ya que este seca la planta y necesitará más agua, en cualquier caso no se puede encharcar la planta porque atraerá enfermedades entre otros problemas.

OFERTAS riego mangueras

La luz solar en la Clemátide

Es muy importante el lugar donde se cultive la Clematis, lo ideal es que el sol de la mañana ilumine sus flores, para que en la tarde el resto de la planta esté en semisombra o sombra completa, porque aunque las flores necesitan del sol, sus raíces tienen que estar a la sombra.

Abono de la Clemátide

Dependerá al igual que el riego del tipo de suelo donde este cultivado, por lo que hay que diferenciar entre el abono orgánico y el mineral o químico, este último más económico y rico en nitrato o potasio.

OFERTAS abono orgánico

OFERTAS abono químico

Poda de la Clemátide

Como ya hemos comentado la Clematis no esta considerada como una planta trepadora invasiva por lo que puede crecer de forma silvestre sin que tengamos que podarla. La altura que alcanza es de hasta 3 metros y sólo hay que podarla si queremos que no sobrepase cierta altura.

OFERTAS semillas y plantas Clematis

Si la Clematis que compramos ya tiene más de 2 años, ya vendrá podada y sólo tendremos que quitar la ramas y hojas secas, si por el contrario la Clematis que tenemos sólo tiene un tallo habrá que podarla siguiendo este criterio:

  • Al año de tenerla, hay que podarla hasta los 30 cm desde el suelo, dejando siempre yemas que serán las futuras flores.
  • Al segundo año, se poda desde el suelo hasta 1 metro, dejando nuevamente las yemas y así sucesivamente cada año.

Al hacer esto, nos garantizamos que la Clematis luce muchas mas flores cada año.

OFERTAS tijeras de podar

Usos de la Clematis

Como ya hemos comentado la Clematis aparte de cubrir nuestra pérgola de madera o porche, se utiliza para hacer arreglos florales, donde además de lucir de forma impresionante se le reconocen algunos remedios naturales para curar procesos inflamatorios, reumatismo y algunos estados febriles.

Pero no todo en esta planta es beneficioso, en la antigüedad los mendigos la utilizaban para dar pena a las personas que les tenían que ayudar, porque la Clematis es una planta tóxica.

La planta contiene aceites esenciales y compuestos muy irritantes para la piel y las mucosas, los mendigos se impregnaban con estos aceites, provocándose llagas en la piel. Por eso a la Clemátide también se la denomina la flor de los pordioseros.

Hay que tener cuidado con la ingesta accidental de partes de esta planta porque puede producir diarrea intensa y daño renal, pudiendo provocar incluso la muerte. Por este motivo a la hora de podar la Clematis, se recomienda el uso de guantes.

Algunas de las Clematis más vendidas encontramos la Clematis Gipsy Queen, Clematis Montana, Clematis Orientalis, Clematis Alpina o Macropetala.

No te pierdas nuestro próximo artículo de plantas adecuadas para pérgolas: Clerodendrum